La mirada colectiva

¿Por qué una misma fotografía puede generarnos sentimientos tan extremadamente contradictorios?

bondihipster2

La misma postura, la misma ropa, parecida calidad fotográfica, quizás incluso la misma intención… Pero distinto modelo.

Acostumbrados a vivir en un mundo donde lo natural es simplemente encontrar publicidad de este tipo, lejos de provocarnos excitación, admiración o envidia, la mirada colectiva para con este tipo de publicidad se vuelve aséptica, natural, es su trabajo y no lo vamos a discutir.

Sin embargo, que un hombre se presente en la misma situación nos resulta paródico, irrisorio e incluso hasta violento.

bondihipster1

A este propósito, charlábamos sobre la mirada de la historia del arte en general. En un mundo donde el número de artistas femeninas históricamente se ve reducido a escasos ejemplos, pensábamos que no sólo es el hombre el que pinta, si no también el tipo de espectador y el tipo de mirada al que está todo dirigido.

Velázquez - Venus del espejo

La perfección de los cánones artísticos está determinado en todo momento por los gustos estéticos de una época, gustos determinados por los intereses del observador (ya sea mecenas, comprador o pintor) y de este modo la mirada colectiva ha sido educada desde una perspectiva masculina que incluso perdura hasta nuestros días.

Ello no nos suponía ningún problema si lo vemos en términos históricos o sociales, donde la mujer estaba relegada a un segundo plano y este reflejo es meramente un síntoma de un tiempo pasado. La inquietud viene cuando reflexionamos en la influencia que esto tiene incluso a día de hoy y cómo determina la actitud, el comportamiento o la situación de la mujer en el siglo XXI.

Existe claramente una instrumentalización de la mujer que ni es nueva ni no es extraña, pero si es terriblemente dolorosa. Creímos que con una revolución feminista sería suficiente y que la igualdad entre géneros estaba más que conseguida, pero lamentablemente el germen sembrado durante tantos y tantos siglos parece perdurar en la mente de la inmensa mayoría de las féminas, que en lugar de parase a reflexionar sobre los porqués de estos cánones absurdos, las dietas, el maquillaje y la publicidad casi pornográfica, sencillamente nos rendimos a ello y empleamos enormes cantidades de dinero y de tiempo a un sentimiento de culpa educado durante siglos y en una falsa sensación de libertad y de feminidad.

Sylvia Sleight

 

La artista Sylvia Sleight a través de su obra y sus ideas sobre el feminismo, reivindicaba un espacio en la sociedad para la mirada de la mujer a través de la reinterpretación de obras clásicas de la historia del arte, con modelos masculinos en la mayoría de los casos y en poses claramente sexuales que irritaron a más de uno en su día, lo cual provocó que hasta recientemente su trabajo no sea debidamente reconocido. Y sí, la venus es un hombre.

Ante su visión de la masculinidad cabe preguntarnos, ¿sería posible reeducar la mirada colectiva? ¿Sería posible emancipar a la mujer de los estereotipos y la discriminación (no de iure, pero si de facto) que incluso nosotras mismas promovemos?

Viendo imágenes como ésta de 2013, quizás necesitemos 200 revoluciones feministas para poder cambiar.

sanfermin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s