Mother (2009) by Bong Joon-ho

Tengo que confesar en mi infinita ignorancia, que el cine coreano está siendo una enorme sorpresa para mi. Hace ya muchos años que gracias a mi amada intelectual Ángeles, vimos juntas “Hierro 3” (menuda traducción, by the way) y me quedé fascinada con esta historia de amor, soledad y dosis de realidad de una sociedad tan enormemente desarrollada en el plano económico.

Tener ahora tantos años después, la ocasión de vivir con una nativa coreana, es una experiencia incomparable que me abre radicalmente los ojos a un universo enorme por descubrir.

Siguiendo su consejo, hace dos días vimos “Mother” de Bong Joon-ho.

“Mother” cuenta la historia de una madre que vive humildemente con lo que gana en su negocio de venta plantas, raíces y especias y practicando la acupuntura en secreto. Su familia se reduce a su único hijo, que tiene un ligero retraso mental, al que protege y cuida con todas sus energías.

Un día, una adolescente aparece muerta y su hijo es detenido por la policía acusado de haber matado a la joven. Entonces empieza una historia de desesperación maternal por demostrar la inocencia de su hijo, quien significa todo para ella.

El thriller y las referencias explícitas al cine de Alfred Hitchcock que desencadenan en un primer momento la trama de la película, quedan pronto en un segundo plano, para mostrarnos la historia de las madres en Corea y lo que la fuerza del amor maternal es capaz de hacer.

El sentimiento de lucha y de rabia por la injusticia cometida con su hijo, se va transformando en una desesperación y desolación enormes, que le alimenta a su vez de la desconfianza en todo cuanto la rodea. La actitud apática de la policía, el enjuiciamiento de la sociedad, la soledad que la rodea y los malos pensamientos que empiezan a crecer en su cabeza, la llevan a convertirse en la detective que empieza a sacar a la luz una serie de secretos entristecedores y hablan de una sociedad podrida desde lo más profundo de las raíces.

Pero sin lugar a dudas, lo mejor de esta magistral película es su protagonista, la actriz  Kim Hye-ja, habitual “madre” en el cine coreano. Con su interpretación en esta película, nos enseña la dureza de la vida de una madre desolada por el dolor y completamente sola en su cruzada por conseguir la libertad de su hijo.

Casi sin palabras, Kim Hye-ja nos habla de todas esas madres que están privadas de expresar sus sentimientos, sus miedos y sus inquietudes. De la soledad y el aislamiento en medio de una sociedad a veces incluso hostil.

El término “han” que para los coreanos expresa el malestar colectivo provocado por constantes invasiones extranjeras a la península, se ve reflejado aquí con la inmensidad de sentimientos y emociones contradictorios y dolorosos con los que la protagonista tiene que sobrevivir y a los que se tiene que adaptar, a pesar de que convivir con ellos volverían loco a cualquiera.

... et fils

Los paisajes, la fotografía, la banda sonora… Todo ello hace de esta película una obra maestra de gran profundidad emocional y enorme carga psicológica, donde hasta el más pequeño detalle cuenta y nos hace sentir parte de la intensa historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s