50% conocimiento, 50% emoción

Entre las muchas cosas sorprendentes con las que me encuentro últimamente al vivir con Hyejin, están por supuesto las de diferencias culturales que a veces no lo son tanto, y las que personalmente encuentro que hay un abismo salvaje entre las dos.

Después de que me invitase a una charla/encuentro con un diseñador de Amberes en el que el susodicho explicó su recorrido profesional (con mayor o menos número de detalles), ambas coincidimos al salir en que “tampoco había sido para tanto”, pero por mi parte yo encontraba la charla bastante personal (en el sentido de íntima), mientras que para ella fue como escuchar sus greatest hits extraídos y recitados directamente de Wikipedia.

Hoy, casi 2 semanas después he llegado a la conclusión después de darle muchas vueltas, que culturalmente debe haber algo de diferente para que nuestra visión con respecto a la misma conferencia sea tan distinta en un aspecto tan sensible.

A diferencia de mi (o de nosotros, porque no creo venir del espacio exterior), la sociedad coreana exprime enormemente sus sentimientos y sus reflexiones. Quizás por ese sentimiento de pertenecer a algo mucho más grande que el individuo aislado que se mira el ombligo, lo que hace especial a cada persona es precisamente el cómo vive cada circunstancia concreta de su vida, sus impresiones y lo que ha aprendido en cada momento. “Sin conocer sus emociones frente a cada barrera con la que se ha encontrado en su vida, lo único que tenemos son datos vacíos sin mayor relevancia que olvidas antes de salir por la puerta”.

Y tiene toda la razón al pensar así.

Mientras contamos una anécdota puntual, por muy idiota que suene, la interpretación de los sentimientos o del trasfondo crítico de la situación queda abierta a la persona que escucha. Creo que es quizás (en mi caso) la forma de desdramatizar el estado de agonía que muchas veces sentimos en momentos un poco extraños o duros, pero que con el tiempo nos reímos de ello.

Ella me explica que en su cultura de igual modo hay risas al echar la vista atrás y contar una historia que hoy puede sonar incluso absurda o patética, pero considera fundamental expresar lo que sientes en el transcurso mismo de los acontecimientos por una cuestión de salubridad emocional.

De este modo, en los funerales coreanos (aunque esto empieza a cambiar), hay gente que ríe, gente que llora, gente que grita, que canta, que bebe, que golpea el suelo y se rasga las vestiduras y quien juega a las cartas como forma de hacer sentir a los demás en un ambiente distendido y más o menos cómodo en una situación dura. (Todo tiene por supuesto sus pros y sus contras, claro está… A veces puede terminar como el rosario de la aurora con visita de la policía incluida).

Ahora, ¿dónde está la diferencia tan grande en el plano personal con respecto a la conferencia?

Básicamente en que para mi, que hablase de su compañera de trabajo, socia y hasta hace un tiempo, compañera emocional, como su “soul mate”, es ya hablar de un aspecto bastante íntimo de su vida personal, mientras que para ella no tiene la mayor relevancia porque no tenemos ni idea de qué relación o enseñanza tiene este hecho con respecto al trabajo, la compañía de diseño o la colaboración creativa a partir de ahora. Todo cuanto podemos imaginar son meras especulaciones.

Y yo ahora, echando la vista atrás me pregunto si de verdad hablamos y compartimos nuestras emociones del mismo modo que compartimos conocimientos. En mi familia rara vez hablamos de cómo nos sentimos, mientras que es bastante común preguntar el “¿cómo estás?”, especialmente viviendo a 2500 km de tu casa.

Hay una línea invisible del pudor que imposibilita mostrar especialmente los sentimientos positivos (porque quejarnos nos quejamos muchísimo por casi todo), pero nunca hemos ido especialmente lejos exprimiendo nuestros sentimientos o nuestro malestar emocional realmente. De alguna forma, mostrar lo que uno siente se ha convertido en un símbolo de debilidad, de inseguridad, de desnudez y saltar el vacío que este tipo de exposición nos supone, requiere de un ejercicio de coraje.

Quizás porque no conocemos ese sentimiento real de vivir en sociedad y lo que supone ser parte de un todo mucho mayor, nuestro individualismo nos hace incluso ser escépticos con las instituciones, con los conceptos como “Estado”, con las normas o incluso con la ley. En muchos casos, la única institución realmente respetable tiene que ver con la familia y las normas que esta impone, la madre como jefe de Estado y la lucha ante cualquier problema social viene generada porque toca a algún miembro de tal institución. De ahí nazca probablemente ese “cainismo” del que habla Pérez-Reverte. Es tan espesa nuestra coraza para protegernos, que al mínimo síntoma de debilidad por parte de los demás, lo freímos públicamente hurgando en lo más doloroso que a un hombre puede tocar, como son los sentimientos y las situaciones dolorosas.

Por eso, aunque suene ñoño, creo que es tan importante desarrollar la capacidad de expresar lo que sentimos, como lo es aprender y tener conocimientos “científicos” del mundo, por decirlo de alguna manera. Vivir conociendo nuestras “debilidades” es una forma de fortalecer lo que realmente somos, y llegado ese punto, ya te da igual lo que el mundo piense sobre tu forma de ver o sentir las cosas.

No somos otra cosa más que emoción en la historia y todo cuanto nos hace distintos e individuos es el cómo y el qué sentir frente a cada situación. Sin la parte emocional nos convertimos, efectivamente, en simples datos extraídos de Wikipedia.

Hablar, discutir y reflexionar sobre ello creo que puede hacernos personas más cívicas y también quizás mejores personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s